Lorca, Murcia e Irlanda. Una conexión inesperada.

Colegiata de San Patricio de Lorca. camimiguel

“¿Que San Patricio es el patrón de Murcia?, ¡venga hombre!”

Con esta y otras muchas respuestas similares suelen reaccionar la mayoría de murcianos y murcianas a la afirmación de que San Patricio es el patrón de la ciudad de Murcia. Da igual su recurrente presencia en la Catedral, su importancia en la religiosidad regional o los numerosos artículos dominicales que haya escrito el cronista Antonio Botías para “La Murcia que no vemos” sobre el tema en el diario La Verdad.

Por otra parte entendemos que no es algo tan extraño ya que la devoción por el santo irlandés, que siglos atrás se celebraba con gran pompa en toda la ciudad, fue mermando en los últimos siglos ante el culto a San Fulgencio como patrón de la Diócesis de Cartagena y, sobre todo, a la enorme veneración que la sociedad murciana profesa a la Virgen de la Fuensanta. Una misa, entrega de medallas a la policía local y una pequeña procesión por la Catedral son los pocos actos que se realizan en el día de San Patricio en la capital del Segura.

San Patricio se convirtió en patrón de la ciudad de Murcia tras la victoria de las tropas cristianas del Reino de Murcia contra las huestes granadinas en la batalla de Los Alporchones del 17 de marzo de 1452, al coincidir el día de la victoria con el del santo. Esta batalla que se produjo en los campos de Lorca, ciudad en la que una Colegiata en su nombre, recientemente restaurada tras el terremoto de 2011,  quedó como el mayor legado de “la intervención divina” del santo.

Sin embargo, la Ciudad del Sol con los años ha sabido empezar a explotar, turística y culturalmente hablando, esta efeméride tan importante vinculada con el santo. Mediante la realización de rutas tematizadas y otros actos como el izado de la bandera irlandesa, los lorquinos consiguen atraer cada vez más a la población extranjera que habita en nuestras costas contribuyendo, al tiempo que marcan la vinculación entre Irlanda y la ciudad lorquina, a vender su cada vez más interesante oferta cultural y patrimonial.

El año pasado el Ayuntamiento de Murcia iluminó de verde la fachada del “Edificio Anexo al Ayuntamiento”, el Moneo, pese a la solicitud de un servidor y al interés del organismo oficial de Turismo de Irlanda de iluminar el imafronte de la Catedral por su relevancia e impacto con motivo de este día tan señalado a nivel internacional.

Numerosas ciudades del mundo iluminan de verde sus edificios más célebres en las semanas cercanas al día de San Patricio, sabedoras de la facilidad con la que dan la vuelta al mundo estas imágenes y la atracción turística que esto supone.

En nuestro caso no es ningún postureo, Lorca y Murcia tienen la justificación histórica de su parte, tanto o igual que cualquier otra población irlandesa. Es simplemente cuestión de saber utilizar nuestra Historia, Cultura y Patrimonio como dinamizador turístico.

A la espera de una segunda respuesta del Ayuntamiento de Murcia este año, seguiremos moviendo ficha para que algún día la escultura de San Patricio de la Catedral sea iluminada de verde junto al resto del imponente imafronte, y que esta imagen de la vuelta al mundo atrayendo la curiosidad de turistas y curiosos en potencia. Ante eso solo me queda alzar una cervecica y gritar “Slàinte!”.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*