El #DíaDeMurcia y la ocultación de las raíces andalusíes de Madinat Mursiya

Panel de la exposición "Concejo de Murcia 1266-2016". cantonioluis

La celebración del 750 aniversario de la creación del concejo alfonsí de Murcia en 2016 sacó a la luz la todavía estigmática fundación islámica de la ciudad de Murcia para muchas personas en el poder e influyentes de la capital de la Región homónima.

Esta importante efeméride viene marcada por el fin de la rebelión mudéjar con la entrada de Jaime I en la ciudad el 2 de febrero de 1266. Tras la recuperación cristiana de la ciudad de Murcia y su reino, el 14 de mayo de ese mismo año Alfonso X le otorga a la ciudad el Fuero de Sevilla mediante un privilegio rodado. De esta forma, el Reino de Murcia deja de ser un protectorado de la Corona de Castilla para pasar a integrarse de pleno en ella, estableciéndose así un auténtico órgano de gobierno en la ciudad al estilo del de Castilla.

Numerosos actos, exposiciones y publicaciones inundaron la capital del Segura dentro del proyecto impulsado por el Ayuntamiento de Murcia llamado “750 años del Concejo de Murcia” en el cual se celebraba la “constitución del concejo de Murcia por Alfonso X” instando a los murcianos a sentirse orgullosos de tal efeméride. Un proyecto que transmitía a paisanos y visitantes el confuso y ambiguo mensaje de que la ciudad era casi una ciudad castellana ex novo o que, tal y como se dio a entender en algunos medios locales y regionales, Alfonso X y Jaime I salvaron a Murcia de la barbarie islámica, un discurso más acorde con tiempos pasados en los que la historiografía bailaba al son de los principios del nacionalcatolicismo de la dictadura franquista.

Hubo muchos que alzaron la voz en cuanto al papel secundario que se le dio en este proyecto a la figura de Jaime I o a la Corona de Aragón, pero muy pocas fueron las voces que remarcaron la ocultación de nuestro pasado andalusí. Un proyecto que enmascaraba una intencionalidad de remarcar a Murcia como ciudad castellana y cristiana, oscureciendo con una densa niebla el pasado islámico en el que se fundó y se consolidó la ciudad como capital del Sureste peninsular.

Y es que hay que recordar que, aunque existe un amplio debate en torno a la existencia de un pequeño asentamiento romano en la zona, Murcia fue fundada por Abd al-Rahman II en el año 825 con el fin de controlar a las diferentes poblaciones que se habían enfrentado entre sí en esta zona, afianzar el poder central cordobés y pacificar este territorio. Con el tiempo, esta ciudad ex novo acabó adquiriendo un papel fundamental en la configuración del espacio político de Tudmir como capital administrativa del estado cordobés, y lentamente fue imponiendo su hegemonía económica sobre su entorno inmediato. De esta forma, desde el siglo XI Murcia se catapultó como la capital de estas tierras del sureste peninsular hasta nuestros días, siendo además su traza urbana eminentemente andalusí.

Un proyecto como el del año 2016, enmarcado en una ciudad en la que seguía paralizada la puesta en valor del yacimiento arqueológico andalusí de San Esteban y se entubaba (y se entuba) el sistema hidráulico de raíces andalusíes, al tiempo que figuras como Ibn Arabi no tenían ni tienen la representatividad que se merecen.

Los actos realizados en torno a dicha efeméride en este año 2018 siguieron en buena parte esa línea marcada de ocultación del pasado andalusí que anteriormente señalábamos. La Entrega de Honores y Distinciones de la Ciudad a los Hijos Predilectos, una jura de bandera o la promoción en redes del #DíaDeMurcia fueron solo algunos de los actos y promociones organizados por el Ayuntamiento de Murcia en un proceso que trata de institucionalizar esta efeméride como el día de esta ciudad.

Una ciudad de claros orígenes islámicos en la que se ha destruido durante décadas su patrimonio a golpe de piqueta, como fue el caso de los Baños árabes de la Calle Madre de Dios en 1953, y que sigue enmascarando para el turista los principales espacios musealizados de época andalusí bajo la nomenclatura de conjuntos religiosos cristianos.

Esperemos que la puesta en valor del yacimiento arqueológico de San Esteban dentro del plan Murcia Medieval, que se estima finalizado para 2022, visibilice por el bien de la Historia las raíces andalusíes e islámicas de la ciudad, al tiempo que marque el camino para la celebración del 1200 aniversario de la verdadera fundación de Madinat Mursiya en 2025.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*